Biografía

Nací en Monterrey, la ciudad de las montañas al noreste de México. Quizás desde pequeño escuché la voz de Dios que me llamaba a darle mi vida, pero nunca lo vi con claridad sino hasta mi segundo año de carrera en medicina, en la Universidad de Monterrey.
Nací en Monterrey, la ciudad de las montañas al noreste de México. Quizás desde pequeño escuché la voz de Dios que me llamaba a darle mi vida, pero nunca lo vi con claridad sino hasta mi segundo año de carrera en medicina, en la Universidad de Monterrey.
 
 
 
 
Después de ir en peregrinación vocacional en diciembre de 2004 a Roma y Fátima, entré a la Legión de Cristo el 20 de junio, y un par de meses después viajé al norte de Italia para comenzar con mis dos primeros años de una vida entregada completamente a Dios: el noviciado.
 
Al finalizar esta etapa en septiembre del 2007, profesé mis primeros votos temporales y me mudé a Estados Unidos para realizar los estudios en humanidades clásicas, en donde me otorgaron el grado de Associate of Arts in Humanities en el Legion of Christ College of Humanities.
 Al finalizar esta etapa en septiembre del 2007, profesé mis primeros votos temporales y me mudé a Estados Unidos para realizar los estudios en humanidades clásicas, en donde me otorgaron el grado de Associate of Arts in Humanities en el Legion of Christ College of Humanities.
 
A mediados del 2008 inicié la formación filosófica en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, con sede en Roma, Italia.
Posteriormente, hacia el verano de 2010, fui destinado a la formación de jóvenes religiosos en México, lo que me brindó un mayor conocimiento del corazón humano y una oportunidad concreta para profundizar en el campo de la formación humana.
 
Fue al inicio de este trabajo pastoral cuando consagré para siempre mi vida a Dios, en la solemnidad de la Asunción de la Virgen María, con la profesión perpetua de votos religiosos. Después de tres años me destinaron al trabajo con adolesentes en Saltillo, muy enriquecedor para desarrollar nuevas formas de evangelización que llegaran a la mente y al corazón de los jóvenes.
 
Fue al inicio de este trabajo pastoral cuando consagré para siempre mi vida a Dios, en la solemnidad de la Asunción de la Virgen María, con la profesión perpetua de votos religiosos. Después de tres años me destinaron al trabajo con adolesentes en Saltillo, muy enriquecedor para desarrollar nuevas formas de evangelización que llegaran a la mente y al corazón de los jóvenes.
 Fue al inicio de este trabajo pastoral cuando consagré para siempre mi vida a Dios, en la solemnidad de la Asunción de la Virgen María, con la profesión perpetua de votos religiosos. Después de tres años me destinaron al trabajo con adolesentes en Saltillo, muy enriquecedor para desarrollar nuevas formas de evangelización que llegaran a la mente y al corazón de los jóvenes.
 
 
Terminé ese año de pastoral y regresé a Roma en el verano de 2014, para comenzar los estudios
en Teología, al mismo tiempo que cursé el Máster en psicopedagogía y formación para la vida consagrada y ministerial.
 
 
 Fruto de este esfuerzo es mi primer libro, titulado El Burnout en la vida pastoral.
 
 
Fui ordenado diácono el 1 de julio de 2017 en Monterrey, y empecé así el ministerio como Asesor espiritual en un centro educativo de la Ciudad de México.
Recibí la ordenación sacerdotal –el don más hermoso que Dios me ha dado– el 16 de diciembre de 2017, en la Basílica de San Pablo extramuros, en Roma.
 

Desde entonces me he dedicado a la cura y atención espiritual de jóvenes, matrimonios y familias.

Finalmente, en agosto de 2019, obtuve el grado de Máster en gestión directiva educacional por la Universidad Anáhuac México, y ahora continúo con un Posgrado en educación con especialidad en coaching educativo.